martes, 8 de diciembre de 2009

Curso de introducción a la cata - Capítulo 1

¿Qué es catar un vino?

Hablemos con propiedad; definamos la acción de catar. La cata consiste en probar y realizar con atención el análisis de un vino mediante los sentidos. Este acto se realiza para descubrir su naturaleza, analizar sus virtudes y sus defectos. ¿La finalidad? Transmitir ese conocimiento a todos los interesados por el apasionante mundo del vino.

Existen dos tipos básicos de cata:

Cata hedonista: El catador se limita a explicar el placer o el desagrado experimentados al probar un vino.

Cata analítica: Es más compleja, consiste en detectar y expresar las sensaciones percibidas de un vino; su intención es precisar sus peculiaridades, su constitución y su equilibrio.

Fases generales de una cata

La educación de las sensaciones Consiste en educar los sentidos con el mayor número de información posible; además, es preciso tener una gran curiosidad sensorial. Esto no se aprende en un día. El pasado del catador condiciona esta educación: no recibirán la misma formación olfativa los habitantes del campo que los de la ciudad.

Memorización de las percepciones recibidas. Catar un vino es leer la información que nos aporta por vía sensorial. Así, cuanto mayor número de sensaciones tengamos aprendidas y aprehendidas, más información podrá extraerse del vino.

Expresión de las sensaciones percibidas y reconocidas. No es suficiente con entender, hay que transmitir. En esta fase, se trata de expresar la información recibida por un vino. Es la causa de la existencia de un vocabulario especifico. Es también el gran problema a que se enfrentan la mayoría de los catadores aficionados: no saber como explicar lo que perciben.

Fuente: Bodegas Torres
Publicar un comentario